Conoce Cabra

Planifica tu viaje

Facebook

Twitter


Youtube

Cargando...

web

turismodecabra.blogspot.com

Rutas Temáticas

Ruta de Juan Valera

Ruta de Juan Valera

Para conocer la Ciudad de Valera debemos pasear por los lugares relacionados con el insigne egabrense, don Juan Valera y Alcalá-Galiano. En esta Ruta partimos desde la Casa Natal del escritor, en la Avenida José Solís, donde en la actualidad se encuentra ubicado el Conservatorio de Música; en él encontramos dos dependencias en la planta baja que recogen algunos datos sobre la figura de don Juan.

De allí nos dirigimos hasta la Plaza Vieja para llegar a la Parroquia de la Asunción, donde fue bautizado y en la que se conserva el acta de bautismo.

Ruta de Juan Valera

Bajando del Barrio de la Villa podemos acceder al Barrio del Cerro a través de la Cuesta de San Juan. Este barrio de calles encaladas y balcones engalanados con bellas flores, antiguo arrabal cristiano, conserva todo el sabor que describiera don Juan en sus obras. Durante Mayo se celebran aquí las tan nombradas fiestas de la Cruz.

Saliendo por la Puerta del Sol nos encontraremos con la Fuente Cadenas, vigilante del tiempo, que nos permitirá, por la calle Alcalá Galiano, llegar al Círculo de la Amistad, uno de los lugares recogidos en las cartas y obras de Valera y en cuyo patio contemplaremos un azulejo que lo recuerda.

Ruta de Juan Valera

Repartidos por toda la casa encontramos algunos cuadros de su familia.Podremos degustar un buen desayuno o aperitivo en el patio del Círculo, tras el cual continuamos nuestro itinerario para llegar a la Casa de Cultura donde, en la primera planta, podremos visitar la Biblioteca Municipal en la que está el Centro de Estudios Valerianos. Desde allí pasaremos por las Calles Juan Valera y Pepita Jiménez para llegar al Instituto Aguilar y Eslava, con más de trescientos años de existencia y en cuya Biblioteca la Fundación Aguilar y Eslava conserva buena parte de la biblioteca de Juan Valera, donada al centro por el autor. Justo enfrente se halla la Parroquia de los Remedios (Soledad), antigua ermita de Santa Ana, uno de los lugares que don Juan nos describe en su obra Pepita Jiménez.

Ruta de Juan Valera

Seguiremos hasta la Plaza de Toros, antiguo coso egabrense, inaugurado en 1857, y en el que se basa algún texto de Valera sobre toros.

A escasos metros nos encontramos con el Paseo Alcántara Romero entre cuya arboleda se ubica el monumento de Valera, siendo su glorieta cada año el escenario del Homenaje que Cabra le rinde en las Fiestas de San Juan, y donde se entrega el Premio Nacional Juan Valera instituido por el Ayuntamiento de Cabra en 1933.

Ruta temática: aceite e historia

Ruta temática: aceite e historia

En la era del conocimiento y la información no podía faltar en Cabra una ruta de estas características. En ella se ha reunido toda la oferta museística de la ciudad con ejemplos como el moderno Centro de Interpretación del Tren del Aceite, consiguiendo que la unión de la tradición ferroviaria y las nuevas técnicas multimedia nos ofrezcan un atractivo museo interactivo. La ruta contempla también visitas a la Monumental Plaza de Toros de Cabra de 1865, en cuyos bajos se instalará el Museo Taurino, o al Antiguo Real Colegio de la Purísima Concepción y a su interesante Museo de Historia Natural. De la iniciativa privada nace el Museo del Aceite 'Molino Viejo', pionero en el sector y que nos muestra las distintas formas de recolección a lo largo de la historia. La oferta quedará completa con la próxima apertura del Museo de la Pasión y el Museo Etnológico, dos lugares fundamentales para degustar el sabor más arraigado de Andalucía.

Ruta temática: aceite e historia

Iniciamos la ruta en el Centro de Interpretación del Tren del Aceite (CITA). Situado en la antigua Estación de Ferrocarril de Cabra, que data del s. XIX, este espacio temático utiliza las últimas tendencias museísticas para introducirnos tanto en el mundo del ferrocarril, como en la cultura del aceite de oliva, todo ello junto a la Vía Verde del Aceite, antigua línea de ferrocarril transformada en pista para realizar todo tipo de turismo activo.

Ruta temática: aceite e historia

El Museo del Aceite 'Molino Viejo', instalado en un edificio de piedra, es claro exponente de la arquitectura industrial del siglo XIX. Lugar donde viajar en el tiempo admirando los diferentes métodos y artilugios inventados para extraer el oro líquido, el aceite de oliva. En una primera zona, a través de grabados griegos, egipcios y romanos, se representa qué suponía para estos pueblos el aceite de oliva y cuánto valoraban sus cualidades saludables y cosméticas como para elevar a la categoría de sagrado al olivo y su fruto. En la segunda parte encontramos la espartería, un molino de los 'de sangre', prensas y formas de almacenaje, un molino de correas y la joya de este museo: un molino de viga del siglo XVII construido en madera de roble y piedra caliza.

Ruta temática: aceite e historia

Museo de Historia Natural. La llegada en 1917 del profesor don Juan Carandell y Pericay supuso para el museo una gran evolución, ya que se convierte en un importante lugar de investigación y queda inscrito en la Real Sociedad Española de Historia Natural.Mandíbulas de ballena, colmillos de elefante, águilas, variadas colecciones de mamíferos, aves, reptiles y peces disecados, herbarios, un cordero con dos cabezas así como amplios estudios de mineralogía, agricultura, entomología, zoología y botánica forman parte de este museo. Es, por tanto, un atractivo lugar por su interés tanto histórico como científico.

Arboledas y Parajes Singulares

Arboledas y Parajes Singulares

Como si de un vergel sacado de las más románticas leyendas andalusíes se tratara, Cabra emerge de la campiña como un oasis. Por las calles se puede sentir la unión del agua con la vegetación, creando parajes de verdadero ensueño como la Fuente del Río, nacimiento del Río Cabra, declarado de Interés Natural en 1929, o como la Fuente de las Piedras, con su arroyo de las Pozas, que riega la fértil vega.

Ya en el núcleo urbano podemos disfrutar de rincones cuya belleza nos cautiva. Así destacan: la Plaza Vieja, la Plaza de San Agustín con su Fuente Cadenas, la Calle Mayor y la Plaza de los Condes de Cabra, siempre vigilada por la Torre del Homenaje. Especial mención merece una de las joyas botánicas de Córdoba, el Paseo 'Alcántara Romero', construido en 1848 y considerado el jardín más antiguo de la provincia, al que sus más de 100 especies vegetales lo convierten en valuarte de esta ruta.

Arboledas y Parajes Singulares

En la Plaza de los Condes de Cabra tiene comienzo esta ruta donde podremos observar, con especial interés, un valioso ejemplar de ciprés de Portugal (Cupressus lusitanica), catalogado como 'Árbol Singular' según el catálogo provincial de 'Árboles y Arboledas Singulares'. La singularidad de este ejemplar estriba en su propio porte, de marcada altura y grosor, y en el hecho de pertenecer a una especie rara y, a su vez, de gran valor ornamental.

La Plaza de San Agustín (24) constituye uno de los más bellos rincones egabrenses. Ha estado sujeta a diversas modificaciones que han provocado diferentes cambios en los jardines y árboles que le dan vida. Antaño existían ejemplares destacados de 24 especies como cipreses de Arizona. Actualmente en ella podemos disfrutar de la belleza de pies de acacias de tres púas y jacarandas. Destaca también esta plazoleta por la fuente situada en el centro de la misma, denominada 'Fuente de las Cadenas'.

Arboledas y Parajes Singulares

El Parque Alcántara Romero fue construido en el año 1848, siendo alcalde de la ciudad don José Alcántara Romero. Este amplio parque constituye un bello ejemplo de jardinería del siglo XIX. En su superficie destaca la presencia de especies raras y de gran valor ornamental como las centenarias sequoias, esbeltos plátanos de sombra, castaños de indias y tilos, falsos plátanos y un sinfín de especies vegetales de todo tipo (árboles, arbustos, vivaces, anuales, etc.). Su elevada biodiversidad, la extrema singularidad de muchos de sus ejemplares vegetales, las características de sus elementos arquitectónicos (como la explanada central del 'salón'), así como la antigüedad del parque, lo hacen una de las zonas verdes más destacadas de la provincia. No obstante, se encuentra catalogado como 'Jardín Singular' y 'Arboleda Singular', albergando en su interior numerosos 'Árboles Singulares', según el catálogo provincial.

Arboledas y Parajes Singulares

La Fuente del Río es un claro ejemplo de paraje natural sujeto a los cambios materializados por la mano del hombre. Una zona donde confluye el carácter natural de un manantial típico del sistema kárstico de la Sierra de Cabra, con el valor ornamental de los jardines y árboles, configurando un espacio de gran interés paisajístico que le ha valido diferentes catalogaciones como la de 'Bien de Interés Cultural' (B.I.C.), 'Sitio de Interés Natural' o 'Arboleda Singular'.

En la 'Fuente del Río' se encuentra el nacimiento del río Cabra y el límite con el Parque Natural de las Sierras Subbéticas, declarado en 1988.

Arboledas y Parajes Singulares

La Fuente de las Piedras responde a uno de los muchos manantiales de naturaleza kárstica que existen repartidos por la zona de la subbética. En este paraje nace el arroyo de las Pozas, principal afluente del arroyo Santa María, y se caracteriza por la densa masa vegetal de pinos situados sobre un terreno pedregoso de naturaleza caliza. Colocados en otros puntos de la zona, se puede observar la presencia de plátanos de sombra y álamos, entre otras especies vegetales. La función natural de este espacio se conjuga con el uso recreativo, siendo una de las zonas de esparcimiento más valoradas.

Barroco en estado puro

Barroco en estado puro

Cabra, junto con Priego y Lucena, es uno de los conjuntos barrocos más interesantes de la provincia. La expansión urbanística y auge económico que desde el siglo XVI llega a esta población tras la conquista de Granada, hace que en Cabra se construyan una serie de edificios que la embellecen y dan muestra de su rico pasado histórico. En esta ruta contamos con exponentes tan importantes como la Parroquia de la Asunción y Ángeles, llamada la 'mezquita del barroco', la Iglesia de San Juan de Dios, gran muestra del barroco cordobés, la Iglesia de las RR.MM. Escolapias, con la impronta de Valdés Leal, Iglesia de San Juan Bautista, que se dice fue antigua catedral visigoda, aunque su aspecto barroco le fue otorgado en el siglo XVIII, la Iglesia de las Agustinas, templo de líneas sobrias del siglo XVII, el convento de Santo Domingo, del siglo XVI, la Parroquia de los Remedios, que data del siglo XVI y reedificada en el siglo XVIII.

Barroco en estado puro

En la plaza de Aguilar y Eslava nos encontramos con la Parroquia de Ntra. Sra. de los Remedios. Se trata de un pequeño templo construido sobre los restos de una ermita del s. XVI dedicada a Santa Ana. En ella se rinde culto a una de las imágenes más veneradas de la ciudad, la Virgen de la Soledad, obra de Pedro de Mena que fue adquirida en Granada en 1663. La portada, fechada en 1729, nos da acceso a un interior de planta cuadrada dividido en tres naves. El presbiterio está cubierto con una hermosa cúpula decorada con abundante yesería en forma de complicada hojarasca, obra de Antonio Álvarez así como el retablo camarín mayor. Éste fue dorado en 1744 por Francisco Ponce de León, diez años despues de su construcción.

Santo Domingo de Guzmán (2) fue el primer convento de Cabra, fundado en 1550 a partir de una pequeña ermita, llamada de la Doctrina, de principios del s. XVI. La obra actual refleja la huella de las reformas de distintas épocas, en especial la segunda mitad del XX que recupera el retablo mayor con la talla de Santo Domingo. La fachada en ladrillo visto presenta una portada en piedra caliza blanca con dos columnas de mármol cuyos capiteles sostienen una hornacina con la imagen de la Purísima. Es destacable la impresionante altura de la bóveda de cañón.

Barroco en estado puro

Parada obligada es la Iglesia de las RR.MM. Agustinas, convento fundado en 1697. Se trata de un templo sobrio, de una sola nave, dividido en cuatro tramos, cuyo altar mayor se encuentra cubierto por cúpula semiesférica sobre pechinas. En su retablo mayor, de madera tallada y dorada, no podemos dejar de admirar el grupo escultórico de Ntra. Sra. de las Angustias y el Cristo Yacente, extraordinario conjunto que acompañó a las monjas en su viaje fundacional. Siendo la talla del Cristo atribuida al círculo de José de Mora y fechable en el tercer cuarto del siglo XVII, constituye una de las mejores tallas de Cristo muerto de la imaginería andaluza de todos los tiempos.

En la pintoresca plaza de Santa María la Mayor, en pleno barrio del Cerro, nos encontramos con la Iglesia de San Juan Bautista (4), el templo más antiguo de la ciudad. Fundada en el s.VII por el obispo de Egabro, Bacauda (prelado egabrense participante en el VIII Concilio de Toledo), nos ofrece en su interior una peculiar pieza. Se trata de un ara (piedra en forma de pilastra) que, en caracteres góticos, consagra la iglesia a Santa María el 30 de mayo de la era 688 (650 d.C.). Se trata de la manifestación epigráfica de la devoción mariana más antigua de la diócesis de Córdoba y una de las pocas de Andalucía.

Barroco en estado puro

Paseando nos encontramos con la Iglesia de S. Juan de Dios. Aunque su fundación data del s. XVI, la estructura fundamental es del s. XVII. Estuvo anexa al convento regido por los hermanos de la Orden hasta 1835. La portada, labrada en piedra, sobria, presenta la imagen de S. Juan de Dios. En el interior observamos una sola nave con bóveda de arista y cúpula al final, siendo muy significativas las evoluciones de su abundante cornisa. También destacan los bellos retablos que embellecen el templo.

La Iglesia conventual de las RR.MM. Escolapias (6) está ubicada en el convento-colegio de las mismas. Construido sobre los restos del antiguo castillo, data de 1649. Se sitúa en la parte alta del barrio de la Villa, y sobre la que también fuera casa-palacio de los duques de Sessa y condes de Cabra. Se trata de un templo de traza sobria. Su retablo mayor captará nuestra atención pues lo constituye un conjunto pictórico formado por ocho lienzos, siendo el central obra de Juan de Valdés Leal.

Barroco en estado puro

Un limpio y reconocible sonido nos invita a continuar nuestra visita por la Parroquia de Ntra. Sra. de la Asunción y Ángeles. Ocupa el centro de la plaza de la Villa vieja. Es de origen medieval y fue construida por los hermanos de Calatrava sobre una antigua mezquita musulmana que pasó a ser dedicada a Santa María de los Ángeles en 1241, fecha de la conquista de la ciudad por Fernando III. El interior cuenta con cinco naves organizadas por hileras de arcos peraltados sobre 44 columnas de mármol rojo y cubiertas por bóvedas de cañón. El retablo mayor, obra de Melchor de Aguirre, está realizado en mármoles rojo y negro, según proyecto del reconocido arquitecto egabrense José Granados de la Barrera. La hornacina central acoge la talla de Ntra. Sra. de la Asunción, obra granadina de 1693. También es reseñable el coro tallado en madera y el órgano situado en él.

Ruta Arqueológica

Barroco en estado puro

El patrimonio arqueológico nos muestra parte de nosotros mismos, explicándonos en gran medida nuestro presente, y enseñándonos cómo un territorio ha sido transformado por el Hombre desde épocas remotas. El patrimonio histórico-arqueológico de la Subbética Cordobesa destaca dentro del contexto andaluz por su riqueza y número de yacimientos (300 yacimientos conocidos), siendo Cabra uno de los principales exponentes gracias al hecho de haber sido una zona poblada desde los albores del Hombre. Épocas como la prehistoria, nos deja muestras como las Cuevas de Jarcas, la Mina o los Mosquitos; la época romana queda bien representada por la Villa del Mitra, todo ello apoyado por el magnífico Museo Arqueológico, uno de los más importantes de toda la provincia. Nos encontramos, por tanto, ante una oportunidad única de acercarnos a la historia soterrada de Cabra. Sumérjase en ella, como en un sueño de recuerdos y memorias, en un viaje al pasado que le descubrirá la riqueza de su Ayer y la conexión con su Hoy.

Barroco en estado puro

En el 886, muerto el emir Mohamed de Córdoba, Cabra se subleva a favor de Omar, hijo de Hafsum, pero Almóndir, su sucesor, envió la caballería que tomó castillo y fortaleza (28). En 1226, Alfonso el Batallador la conquistó pero derrotado el Castillo Anzur, la abandonó. En 1240 es conquistada por Fernando III, el cual la donó a Alonso Rodríguez de León. El 5 de febrero de 1258, Alfonso X firmó un privilegio concediendo Cabra al Concejo de Córdoba. En 1288, Sancho el Bravo revocó dicha concesión dándosela a su hijo Pedro de Ledesma, el cual permutó por la villa de Santa Olaya a la Orden de Calatrava la encomienda de Cabra, cuyo primer poseedor fue Juan Núñez del Prado. En 1328, Alfonso XI manda labrar de nuevo el castillo y fortificaciones. Según Ramírez de Arellano, de esta época pueden ser las torres exteriores.

En 1331, el freire Pedro Díaz de Aguayo, la entregó a los granadinos que derribaron la mayoría de sus torres y murallas. En 1445 Enrique IV dona la fortaleza y castillo, con título de conde, al Mariscal Diego Fernández de Córdoba.

Barroco en estado puro

El Castillo de Cabra se levantó en el N.O. de la actual ciudad,dentro del recinto amurallado. Poseía una plaza de armas en la que podían formar ocho o diez mil hombres, estaba circundado por una fuerte muralla con 18 torres. De la construcción original queda algo más de la mitad de la muralla y se ha podido determinar, con bastante aproximación, la planta del recinto que debió ser cuadrangular, de unos 76 x 47m. El grueso de los muros es de unos 2.60m, aproximadamente. Respecto a las torres, podemos decir que se conocen bien dos de ellas, más el emplazamiento de otras dos, que se manifiesta a los lados de la actual puerta de entrada al recinto. En el centro del muro este y medio saliente está la torre del Homenaje. Es casi cuadrada y tiene algo más de 20m de altura. A unos 11m del nivel del suelo actual existe una cámara cuadrada con bóveda de paños ochavada, con trompas en los ángulos. La otra torre que se conserva está situada en el ángulo noroeste. Es de planta cuadrada, con el ángulo que da al interior del recinto chaflanado, conserva unos 10m de su altura.En la actualidad el recinto acoge el convento-colegio de las RR.MM. Escolapias.

Barroco en estado puro

El Museo Arqueológico egabrense fue creado por Orden Ministerial el 15 de enero de 1973, teniendo su sede en las dependencias del Ayuntamiento. En 1984 se trasladó al edificio donde estuvo instalado el Banco de España, hoy Casa de la Cultura, permaneciendo aquí desde entonces. Accedemos a él tras pasar una cancela de hierro forjado flanqueada por cuatro columnas de mármol rojo de Cabra. Ocupa la mayor parte de la planta baja, disponiéndose los materiales en torno al 'Patio de Columnas', llamado así por sus 10 columnas de mármol rojo veteado que conforman un recinto cuadrado cubierto, en su parte central, por una vidriera multicolor que permite el paso de la luz.

Los materiales expuestos han llegado a través de: excavaciones practicadas en la 'Villa del Mitra' y en 'La Veleña', hallazgos fortuitos, recogidas superficiales, donaciones y compras. Se han ordenado por criterios cronológicos: desde el Paleolítico hasta nuestros días. Toda la muestra atestigua la importancia que Cabra y su entorno han tenido a lo largo de la historia.